¿POR QUÉ TE NECESITAMOS?

Para Flores de Kiskeya es una suerte poder contar con la motivación e ilusión de los voluntarios que tanto en España como en Haití colaboran con nosotros para mejorar la vida de nuestras flores y el futuro de sus niños/as.
Para nosotros, contar con personas comprometidas y trabajadoras es fundamental, ya que nuestras necesidades son muchas y ellos nos ayudan a cubrirlas con la mayor predisposición, ilusión y profesionalidad.
Si quieres formar parte de nuestro equipo contacta con nosotros a través del siguiente formulario y cuéntanos tu propuesta.

NUEVO VOLUNTARIO

En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, le informamos de que los datos que facilite en el formulario serán tratados por ASOCIACIÓN FLORES DE KISKEYA, con domicilio en C/ de las Perdices, 14, 28707 San Sebastián de los Reyes (Madrid), N.I.F G87647244, con la finalidad de responder a sus consultas, reclamaciones o solicitudes de información. Para ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición podrá dirigirse a ASOCIACIÓN FLORES DE KISKEYA, a la dirección indicada previamente, o a info@floresdekiskeya.org, indicando claramente su nombre, apellidos y dirección postal y adjuntando copia de su DNI, pasaporte u otro documento identificativo.

TESTIMONIOS

IRENE

“Un día en Flores es intenso, único, pero sobre todo imprevisible. Cada mañana cruzábamos la frontera para llegar hasta el centro de Flores y organizar el día, gracias a la ayuda de los trabajadores locales. Pasada la mañana comíamos todos juntos y unos días teníamos Taller de las Flores y otros íbamos a una de las zonas más pobres de Anse-à-Pitre para jugar con otros niños y darles agua y comida. Cada día era más intenso y más especial.”

MARIO

“Resumo mi experiencia con 3 palabras, ALEGRÍA, ENERGÍA E ILUSIÓN. La alegría de las mujeres, la energía de los niños y, sin duda, la ilusión que transmite cada persona que forma esta familia, las ganas por seguir aprendiendo, trabajando y mejorando cada día.”

EMMA

“Mis primeras impresiones fueron impactantes. Todo lo que nos cuentan de cómo viven y cómo son no lo sabes a ciencia cierta hasta que llegas y ves la realidad haitiana. Fue maravilloso que, a pesar de lo diferentes que son a nosotros, lo poco que nos conocían y el «problema» de no hablar la misma lengua me hicieran sentir querida desde el primer momento.”

VÍCTOR

“Sinceramente, en pocas palabras, mi vida cambió después de estar al lado de personas tan especiales y con ese corazón, sin tener nada me dieron todo y gracias a ellos soy mejor persona. Volveré y nunca olvidaré todo lo que viví con mi gran familia de Haití en Flores de Kiskeya.”

IRENE

“Un día en Flores es intenso, único, pero sobre todo imprevisible. Cada mañana cruzábamos la frontera para llegar hasta el centro de Flores y organizar el día, gracias a la ayuda de los trabajadores locales. Pasada la mañana comíamos todos juntos y unos días teníamos Taller de las Flores y otros íbamos a una de las zonas más pobres de Anse-à-Pitre para jugar con otros niños y darles agua y comida. Cada día era más intenso y más especial.”

MARIO

“Resumo mi experiencia con 3 palabras, ALEGRÍA, ENERGÍA E ILUSIÓN. La alegría de las mujeres, la energía de los niños y, sin duda, la ilusión que transmite cada persona que forma esta familia, las ganas por seguir aprendiendo, trabajando y mejorando cada día.”

EMMA

“Mis primeras impresiones fueron impactantes. Todo lo que nos cuentan de cómo viven y cómo son no lo sabes a ciencia cierta hasta que llegas y ves la realidad haitiana. Fue maravilloso que, a pesar de lo diferentes que son a nosotros, lo poco que nos conocían y el «problema» de no hablar la misma lengua me hicieran sentir querida desde el primer momento.”

VÍCTOR

“Sinceramente, en pocas palabras, mi vida cambió después de estar al lado de personas tan especiales y con ese corazón, sin tener nada me dieron todo y gracias a ellos soy mejor persona. Volveré y nunca olvidaré todo lo que viví con mi gran familia de Haití en Flores de Kiskeya.”

Scroll hacia arriba